"These days there’s so much paper to fill, or digital paper to fill, that whoever writes the first few things gets cut and pasted. Whoever gets their opinion in first has all that power". Thom Yorke

"Leer es cubrirse la cara, pensé. Leer es cubrirse la cara. Y escribir es mostrarla." Alejandro Zambra

"Ser joven no significa sólo tener pocos años, sino sentir más de la cuenta, sentir tanto que crees que vas a explotar."Alberto Fuguet

"Para impresionar a las chicas de los 70 tuve que leer a Freud, Althusser, Gramsci, Neruda y Carpentier antes de llegar a los 18. Para seducir a las chicas de los 70 me hice especialista en Borges, Tolstoi, Nietzsche y Mircea Elíade sin haber cumplido los 21. Menos mal que ninguna me hizo caso porque entonces hoy sería un ignorante". Fernando Iwasaki


martes, 13 de diciembre de 2011

"Y a ellos...¿Quien podrá ayudarlos?: La violencia de ayer y hoy




A.-29/11/2011






"Muere un niño francés luego que su padre lo metiera en la lavadora"






Bastien fue un hijo no deseado y su padre nunca lo quiso. Es lo que cuenta la abuela materna a los medios después de la tragedia que sacude a la familia.

El hombre metió a su hijo de tres años en la lavadora y la mantuvo encendida durante varios minutos lo que provocó su muerte. Cuando su madre lo rescató ya era tarde, según publica ‘Le Parisien’.

No era la primera vez que Christophe Champenois de 33 años castigaba a su hijo de esa manera. Otras veces lo había metido en la lavadora durante horas, pero sin encenderla.

Esta vez, el hombre, fue más lejos y apretó el botón que hizo girar el mecanismo con Bastien en el interior del aparato. El resultado fue la muerte del pequeño al sufrir graves lesiones en la cabeza.

La madre, Charlene, de 25 años, sacó a su hijo de la lavadora, según explicó la policía, y corrió a la casa de su vecina a pedir ayuda. A esta le dijo que Bastien había caído por las escaleras.

La vecina contó a los medios que tocó al niño y todos sus miembros parecían rotos, “como una muñeca de trapo”. “Escuché su corazón latir por última vez y después murió”.

La hermana de Bastien había contado al marido de su vecina que su papá otras veces había castigado a su hermano dentro de la lavadora. Algunos vecinos también declararon que el hombre abusaba del pequeño encerrándolo en un armario durante horas.

“Bastien fue un hijo no deseado”, afirma Evelyne, su abuela.

“En el día en que nació, su padre fue a beber y cuando le dije que tenía un hijo, él dijo que él no lo quería.”

Champenois y Charlene están detenidos, el hombre acusado de asesinato y la madre, que además tiene otros siete hijos, de no impedirlo y de no auxiliar a personas en peligro.




B.- Fragmento I de “El sueño del celta” (Mario Vargas Llosa)






“-Y, si quiere usted saber por qué hay tantos congoleses con vendas en las manos y en sus partes sexuales, también se lo puedo explicar -añadió Lily de Hailes, desafiante-. Porque los soldados de la Force Publique les cortaron las manos y los penes o se los aplastaron a machetazos. No se olvide de ponerlo en su informe. Son cosas que no se suelen decir en Europa, cuando se habla del Congo. (…)


-¿Permiten las leyes o los reglamentos mutilar a los indígenas? -preguntó Roger Casement.


El capitán Massard soltó una risotada y su cara cuadrada, con la risa, se redondeó y aparecieron en ella unos hoyuelos cómicos.


-Lo prohíben de manera categórica -afirmó, manoteando contra algo en el aire-. Hágales entender lo que son leyes y reglamentos a esos animales en dos patas. ¿No los conoce? Si lleva tantos años en el Congo, debería. Es más fácil hacer entender las cosas a una hiena o a una garrapata que a un congolés.”


C.-21/11/2011



"Pierina en carta a su madre: "Me he portado mal, pero aún te quiero""






Pese a los maltratos que recibía por parte de su progenitora Isabel Tello Chanduví, la niña Pierina Nicole le expresaba su cariño a través de cartas que le escribía por el Día de la Madre.


En una de las misivas, leída la noche del domingo en el programa de TV “Panorama”, la menor, que fue cruelmente asesinada el último lunes, le pedía perdón a su madre por sus “pecados”, como si ella se sintiera culpable de la mala relación que ambas tenían.


“Sabías que te amo mucho, perdóname por todos mis pecados por favor. Sé que me he portado mal, pero aún te quiero, así te haya hecho sentir mal, por eso te digo”, escribió la niña.


Además, en la carta señaló “mamita, mamita cuanto te quiero que mi cariño llega hasta el cielo” y, añadió, “te pido perdón, eres mi reina, mi corazón y te pido que me des una oportunidad”.


Tello Chanduví es acusada de haber asesinado a su hija luego de haberla violentado sexualmente.






D.- Fragmento II de “El sueño del celta” (Mario Vargas Llosa)


Cerró los ojos y vio la inmensa región, dividida en estaciones, las principales de las cuales eran La Chorrera y El Encanto, cada una de ellas con su jefe. “O, mejor dicho, su monstruo.” Eso y sólo eso podían ser gentes como Víctor Macedo y Miguel Loaysa, por ejemplo. Ambos habían protagonizado, a mediados de 1903, su hazaña más memorable. Cerca de ochocientos ocaimas llegaron a La Chorrera a entregar las canastas con las bolas de caucho recogido en los bosques. Después de pesarlas y almacenarlas, el subadministrador de La Chorrera, Fidel Velarde, señaló a su jefe, Víctor Macedo, que estaba allí con Miguel Loaysa, de El Encanto, a los veinticinco ocaimas apartados del resto porque no habían traído la cuota mínima de jebe -látex o caucho- a que estaban obligados. Macedo y Loaysa decidieron dar una buena lección a los salvajes. Indicando a sus capataces -los negros de Barbados- que tuvieran a raya al resto de los ocaimas con sus máuseres, ordenaron a los “muchachos” que envolvieran a los veinticinco en costales empapados de petróleo. Entonces, les prendieron fuego. Dando alaridos, convertidos en antorchas humanas, algunos consiguieron apagar las llamas revolcándose sobre la tierra pero quedaron con terribles quemaduras. Los que se arrojaron al río como bólidos llameantes se ahogaron. Macedo, Loaysa y Velarde remataron a los heridos con sus revólveres. Cada vez que evocaba aquella escena Roger sentía vértigo.


E.- Fragmento III de “El sueño del celta” (Mario Vargas Llosa)


“-¿Alguna vez tuvo usted que matar indios en el ejercicio de sus funciones?


Roger vio que los ojos del barbadense lo miraban, se escabullían y volvían a mirarlo.


-Formaba parte del trabajo -admitió, encogiendo los hombros-. De los capataces y de los “muchachos”, a los que llaman también “racionales”. En el Putumayo corre mucha sangre. La gente termina por acostumbrarse. Allá la vida es matar y morir.


-¿Me diría cuánta gente tuvo usted que matar, señor Thomas?


-Nunca llevé la cuenta -repuso Eponim con prontitud-. Hacía el trabajo que tenía que hacer y procuraba pasar la página. Yo cumplí. Por eso sostengo que la Compañía se portó muy mal conmigo.”






Son cinco textos. Cinco historias diferentes pero vinculadas sobre el interior más sordido de los seres humanos. Cinco verdades crudas y grotescas pero verdades al fin y al cabo. Dos casos actuales, de nuestros días junto con tres fragmentos de un libro ambientado a comienzos del siglo pasado en un periodo diferente sin tanta tecnología ni avances científicos pero con igual presencia de seres humanos con las mismas virtudes y defectos de nosotros. Pero ¿Hemos logrado el tan ansiado desarrollo de nuestras sociedades?


Cuando mi madre llegó hace dos semanas de su trabajo, me comentó con una voz nerviosa y casi temblorosa como le había dado pena y algo de rabia el enterarse del niño francés que fue ahogado y asesinado en Francia. Lo dijo como si lo hubiese conocido y fuera el hijo de nuestro vecino de el frente o un sobrino. Al escuchar los hechos, se me hizo un nudo en la garganta y me imaginé el terror que debió vivir aquella criatura ante tremenda barbarie, la impotencia o simplemente el ver como se extinguía la luz de su existencia. Ese día me decidí que de necesitaba exteriorizar ese sentimiento de ¿cólera? ¿impotencia de no hacer nada? ¿lástima? en un post.


El caso de la niña Pierina mantuvo en vilo a nuestra sociedad, tanto como lo hizo el caso Ciro o el de Oyarce. La importancia radica en que se trató de un hecho de violencia que se ha vuelto cotidiano como lo es el asesinar menores de edad, abusando previamente de ello, pero la gravedad de los hechos hizo que este en particular tuviera una gran connotacion en los medios de comunicación que si bien cumplieron su labor de informar el trasfondo de los hechos, fueron convirtiendo la noticia en un show televisivo con un desfile de personajillos olvidables con una frase común : "Esto se daba desde hace años"


Cuando comencé a leer "El sueño del celta"no pude imaginarme el horror de saber que gran parte de la historia de la humanidad se encuentra oculta y no se conoce (o no se quiere conocer) sobre terribles hechos que sucedieron en lugares tan distintos como el Africa o en nuestro propio territorio hace casi un siglo. El afan y la codicia en sus niveles más extremos y viles, convirtiendo al hombre en la bestia suprema de este mundo, en uno de los seres capaces de hacer sufrir infinitamente al prójimo en pos de su ¿beneficio propio? El ver como temas de la época como el racismo o la pobreza y miseria causados a raíz de las diferencias siguen siendo problemas vigentes y dificiles de superar en la actualidad. Como la violencia no ha desaparecido, sino que ha tomado formas mucho más sofisticadas.


El patrón que encontré en mi análisis de los hechos mostrados es la INDIFERENCIA total que causan estos hechos.En la del caso francés, los vecinos declaran tajantemente que conocía los hechos, al igual que los involucrados en la vida de la niña Pierina, con una "seguridad moral" que les da el mostrar al mundo que gozan de tal conocimiento, paseandolo en todas las agencia de noticias. Yo les pregunto...¿Y QUE HICIERON PARA EVITARLO? Es simple la respuesta. Solo actuaron como aquellas personas que son testigos de un robo y no atinan a nada, aquellas que en vez de ayudar a una persona atropellada voltean la mirada asqueados y siguen su camino, aquellas que no les interesa saber que todavía hay explotación infantil, como aquellas que solo dicen "Ay que pena, ojalá no nos pase", como Leopoldo II el rey belga que fue responsable del exterminio y tortura salvaje a la que fueron sometidos millares de africanos en pos de la riquezas de sus territorios, a Julio C Arana uno de los peores peruanos que ha pisado el territorio, como seres automatizados que solo vienen al mundo a velar por su propio interés. Simplemente el otro no existe.


¿Donde quedó esa capacidad de sensibilzarnos? ¿Acaso si vemos que al hijo menor que vive al lado de nuestra casa lo maltratan psicologica y fisicamente no lo denunciaremos? Total..."¿es su problema no?" Pues NO. Creo que no hemos venido al mundo solo para esperar que sea alguien más el que resuelva los problemas de los demás sino que debemos ser agentes de ese cambio. No hacernos la pregunta del título de este post pues eso solo es posible en los comics y en "El Chapulín Colorado". No seamos tan egoístas ante situaciones como las mencionadas y que se cometen a diario. Desde el niño que practica el "bullying" entre sus compañeros de colegio hasta el padre que se desfoga de su trabajo con su menor hijo. Todos somos responsables, por callar y no actuar si estamos en dichos casos. El día que nos acostumbremos todos a ser indiferentes, habremos perdido toda dosis de humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario