"These days there’s so much paper to fill, or digital paper to fill, that whoever writes the first few things gets cut and pasted. Whoever gets their opinion in first has all that power". Thom Yorke

"Leer es cubrirse la cara, pensé. Leer es cubrirse la cara. Y escribir es mostrarla." Alejandro Zambra

"Ser joven no significa sólo tener pocos años, sino sentir más de la cuenta, sentir tanto que crees que vas a explotar."Alberto Fuguet

"Para impresionar a las chicas de los 70 tuve que leer a Freud, Althusser, Gramsci, Neruda y Carpentier antes de llegar a los 18. Para seducir a las chicas de los 70 me hice especialista en Borges, Tolstoi, Nietzsche y Mircea Elíade sin haber cumplido los 21. Menos mal que ninguna me hizo caso porque entonces hoy sería un ignorante". Fernando Iwasaki


miércoles, 5 de octubre de 2011

Felices 16 años: El post que algún día leerás


Tener una hermana no es para nada fácil, sobretodo en el caso de que ella sea menor que tú dándote ¿el privilegio?¿la responsabilidad'¿el honor? de ser al fin y al cabo el hermano mayor. Si bien ahora tengo 18 años y tengo la ventaja de haber estado presente en este mundo  1125 días más que ella, durante los 16 años en que hemos convivido bajo el mismo techo, siento que a pesar del "cliché" de la relación antagónica entre los hijos varón y mujer en el hogar (que tampoco niego) hay un elemento histórico en comun que a pesar de no haber sido tomado por una elección libre y voluntaria ha trascendido los límites de los lazos sanguíneos y/o genéticos ya sea para expresar emociones de resentimiento, celos, cariño, preocupación, miedo, frustraación y muchos otros, ocultos tal vez por la cotidianidad de nuestros hechos, pero que en una fecha importante como un cumpleaños, salen a la luz en mi mente.

Una anécdota graciosa en mi historia familiar será la frase que pronunciaba a los 4 años de edad: "Bota esa ñaña a la basura" que felizmente no llegó a concretarse en la realidad. Tenía 4 años, iba al nido, era el engreído de mis abuelo maternos, y todo mi ambiente externo se vio alterado por la aparición repentina de una nueva integrante en mi hogar. Si bien es clásico y está fundamentado por aquellos estudiosos de la mente y el comportamiento humano, como lo son los "psicólogos", establecer que es un comportamiento de celos es normal en los infantes por un periodo corto, la verdad es que a mí me duró por mucho tiempo (con ciertos rezagos hasta la actualidad). Aunque no pudo pasar mucho tiempo con mi abuelo, ya que falleció hace 8 años (del cual también espero hablar en algún momento) tuvo un vínculo igual de fuerte con él, por lo que los dos compartimos el cariño del quien tal vez sea la tercera persona más importante de nuestra niñez después de nuestros padres. Tal vez, sin aquellas charlas amenas, en las se tocaron temas desde el porqué de la inflación de las galletas de animalitos, clases de hípica para "dummies", el "che guevara" y su enfrentamiento contra los gringos, el "ilustre" presidente Odría y sus obras, hasta clases de matemática básica para primero de primaria, no seríamos lo que somos hoy en día. Se puede decir que a pesar de nuestras diferencias, ambos tuvimos el privilegio de compartir la última etapa de su vida de un alegre,sabio y generoso señor de 70 años como lo fue mi abuelo.

Pero, al margen de todo lo anterior, siempre tuvimos una relación de fastidio generalizado: Yo era el chico aplicado que sacaba diplomas como quien va la bodega a comprar una galleta y ella vivía a la sombra de eso, que aunque suene increíble, tuvo sus ventajas y beneficios, porque un logro de ella valía por 6 de los míos, lo cual siempre generó fricciones ridículas y propias de niños: Yo me quejaba de que ella tuvo su cumpleaños en el Rancho;ella de que la fastidiaba mucho por las puras y era un mentiroso (lo cual no negaré). Pero con el correr de los años, si bien ello fue cayendo en lo ordinario y común, y si nos peleábamos un día al siguiente la necesidad de tener la televisión, la computadora o cualquier otra cosa a nuestra disposición llevaba al primario acto de la comunicación y la reconciliación derivada de ello.Es increible que una relación tenga tantos altibajos, y eso no solamente ocurre en nosotros, sino que le pasa a mi mamá y a mi tío, menor que ella, pero que discuten y se amistan como chiquillos de 10 años.

Ella siempre ha sido todo lo que yo no podré ser: Tranquila, paciente, tolerante, prudente y calmada. Nunca se hace paltas por nada como yo y es más segura en sus decisiones. Tal vez no tenga los mismos logros académicos que yo, pero creo que es mucho más inteligente, y Dios quiera que llegue más lejos en la carrera profesional que escoja, sea cual esta fuese. Tal vez no gozó de las mismas oportunidades que yo por diversos factores y por ello algún día cuando tenga los recursos necesarios estaré en la capacidad de brindarle mi apoyo. Le queda un año de colegio aún y sí, siento la más sana envidia (aunque este adjetivo tal vez no corresponda) por ello.

Cumple 16 y la verdad es que quiero que le vaya bien. Tal vez no sea capaz de darle un abrazo, ni mostrarle este post hasta muchos años después, y lo único que se me ocurra sea llevarla a comer las donuts que tanto quiere mañana. Pero como dice mi madre: De acá a 50 años, será la única persona en la que sea capaz de confiar y contar con su apoyo sin titubear.Tendremos muchas parejas, en algún momento nuestra familia se irá reduciendo y sólo nos tengamos el uno al otro. Pero para ello queda mucho tiempo, y no quiero ser indiferente.

No estoy preparado para recibir "enamoraditos" en casa por lo menos hasta que saques tu carton de maestría, asi que no quiero sorpresas el año que viene. Tampoco para permitir que salgas a discotecas, entre al mundillo de la universidad, ni las reus-amanecidas, pero es necesario que pases por el proceso. No prometo estar siempre ahí, pero si algun día alguien decide ofenderte, ya sea desde el cobrador de la combi o un amigo estúpido de tu salon, no dudes que de donde sea le "haré el pare"  y le romperé (parafraseando al Chavo) "todo lo que se llame cara"-

Si algun día lees esto, creeme que siendo el 06 de octubre del año 2011, y estando a un dia de tu cumpleaños numero 16, te quiero dar las gracias por soportarle los arranques de cólera repentino al "ganso" de tu hermano, por ser la víctima numero de mis "jodas" y mi inmadurez, por despertarme, por darme ánimo cuando todo parece perdido, por decirme que soy más inteligente que tú solo para alimentar mi bendito ego, por ordenar mi desorden, por calentarme la comida cuando llego tarde de estudiar, por hacerme reir, por preocuparte cuando me siento mal, por tratar de averiguar sin exito quien es la chica que me quita el sueño y fastidiarme con ella, por todo ello y por muchos motivos más que escapan a mi memoria en este momento.


Feliz Cumpleaños número 16, te desea tu hermano.



1 comentario:

  1. clásicos de hermanos! excelente nota, felicitaciones.

    ResponderEliminar